Cómo es la vida de un travesti

Actualmente se está viviendo en un punto especial en la historia, donde la libertad de expresión ha subido un escalón y se ha colocado como algo necesario y obligatorio en la sociedad, esta libertad abre puertas a comportamientos que por mucho tiempo fueron ocultos por temor al rechazo y el desprecio, y que en la actualidad en gran parte del mundo son considerados como algo normal de la naturaleza humana.

El travestismo es uno de esos comportamientos sociales que ha salido a la luz en Adult Guia y que hoy en día es aceptado en la sociedad, aunque aún existe parte de la población que no lo ve con buen ojo. Las personas que asumen este comportamiento deben llevar una vida entre esas dos sociedades, algo complejo que se intentará desglosar a continuación.

¿Los travestis son homosexuales?

Ser travesti no siempre significa ser homosexual, pues de hecho existen travestis heterosexuales, es decir, personas que disfrutan asumir el rol del sexo opuesto a través de la vestimenta y el comportamiento, y sin embargo siguen sintiéndose atraídos por ese sexo opuesto; caso diferente es el de los travestis homosexuales que, tomando como ejemplo un hombre, buscan atraer al sexo masculino para llevar a cabo relaciones sexuales, usando elementos femeninos como la vestimenta y el comportamiento.

Sus relaciones sexuales

Los travestis normalmente asumen dicho comportamiento ya que sienten excitación sexual al usar prendas del sexo opuesto, ocurre más a menudo en hombres que, aunque no se sienten atraídos por el mismo sexo, encuentran esta excitación vistiéndose como mujer, siendo un juego sexual de rol más que una manifestación de homosexualidad.

Algo curioso es que algunos travestis heterosexuales disfrutan la idea de parecer atractivos a los hombres en su rol femenino, y sin embargo, huyen a toda costa del encuentro sexual con esos hombres.

¿Llevan las dos vidas?

Muchos travestis entran en su rol opuesto solo cuando están completamente solos, por temor a las acusaciones y el desprecio de las personas a su alrededor, pudiendo llevar una vida totalmente normal, llegando a tener pareja e hijos y manteniendo su rol oculto por mucho tiempo.

Otros disfrutan demostrando su segundo rol, pues al vestirse y comportarse como el sexo opuesto, sienten la capacidad de vivir dos vidas distintas, aunque en muchos casos llevan sus dos vidas completamente separadas sin que las personas a su alrededor se den cuenta de que existe una diferente a la otra.

¿Viven como los demás?

Ya que el ser travesti se considera más un comportamiento que un estilo de vida, ellos pueden llevar una vida como las demás personas, esto dependiendo de cómo lleven a cabo su rol opuesto, pues existen personas que llevan el travestismo en sus vidas como profesión, y otros que lo tienen solo como pasatiempo o juego sexual.

Este comportamiento social muchas veces es mal visto y repudiado por la sociedad, pero a medida que se van abriendo las puertas a la libertad de expresión, dichos comportamientos no tendrán la necesidad de estar ocultos a la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *